Salud del bebé • La anemia en el lactante

SALUD DEL BEBÉ

La anemia en el lactante

La anemia en el lactante
Valora:
/
2.332.332.33 2.332.33
3 votos

0 comentarios añadidos

Comentarios

12257 lecturas

Lecturas
21 / 06 / 2011

La anemia ferropénica se caracteriza por un descenso de los depósitos de hierro orgánico, provocando una reducción de glóbulos rojos o hematíes. Estos contienen una sustancia de color rojo llamada hemoglobina y es la responsable del color  de la sangre. La hemoglobina, en los pulmones, se combina con el oxígeno del aire que se respira y, a través de las arterias lo distribuye a las células de todo el cuerpo.

En los primeros meses de vida, los lactantes pueden estar anémicos por varios motivos.

Puede ser que su organismo no pueda producir la cantidad diaria necesaria de hemoglobina. Su fabricación es posible gracias a la presencia de proteínas, hierro y ciertas vitaminas como el ácido fólico y la vitamina B12 o cobalamina, nutrientes que aportamos a través de la alimentación.

Aunque su aparición es posible por la carencia de ácido fólico, sobretodo en caso de infecciones y diarreas de repetición, generalmente la anemia es consecuencia de un déficit de hierro.
Puede ser que el pequeño haya nacido con las reservas bajas (durante el embarazo el bebé va llenando el depósito a través de su madre, hierro que será necesario después del nacimiento ya que la leche humana no contiene la cantidad suficiente). Hasta que el niño no incorpora en su dieta alimentos como las carnes, pescados, mariscos o legumbres, no tomará la cantidad adecuada, por lo que se valen de sus reservas.

También puede ser que la madre durante el embarazo haya quedado anémica, por lo que no haya podido suministrar a su pequeño la cantidad de hierro suficiente para poder rellenar el depósito.

La anemia en lactantes es relativamente frecuente, y aún más en caso de bebés prematuros, que no han dispuesto del tiempo necesario para poder acumular una cantidad de hierro suficiente.

Otro motivo por el que un lactante puede padecer anemia es que haya tenido una pérdida de sangre importante, generalmente del tracto digestivo (por ejemplo, en caso de intolerancia a las proteínas de leche de vaca).

Los síntomas de la anemia incluyen cansancio, palidez (las mucosas, la piel y las uñas están pálida y por la disminución de la hemoglobina) y debilidad. Al principio no se observan pero a medida que se agrava adquieren mayor intensidad.

Es una patología con una cura generalmente fácil. Basta con administrar hierro por vía oral durante dos o tres meses aproximadamente (siempre bajo prescripción médica).

Aunque con menos incidencia, la anemia por falta de hierro también puede ser de carácter hereditario. La talasemia es una forma grave de anemia debida a una excesiva destrucción de los glóbulos rojos, por lo que no se puede fabricar hemoglobina.
Es una enfermedad seria ya que si no se cura a tiempo el niño puede llegar a padecer deformaciones del esqueleto.

Escrito por: Red Mujer
Redmujer.com
Valora:
/
2.332.332.33 2.332.33
3 votos

COMENTARIOS

más relacionados...
La anemia en el lactante La anemia ferropénica se caracteriza por un descenso de los depósitos de hierro orgánico, provocando una reducción de glóbulos rojos o hematíes. Estos contienen una sustancia de color rojo llamada hemoglobina y es la responsable del color  de la sangre.
2.33 3

Términos y condiciones | Contacta con nosotros | Publicidad

©2011-2017 Hispanetwork Publicidad y Servicios SL

Salud del bebé • La anemia en el lactante